Sistema de Gestión vs Certificación

Las certificaciones internacionales de sistemas de gestión, son un aval que permiten demostrar la capacidad que tiene una organización para cumplir con sus objetivos y con los requisitos de los estándares específicos, tales como los establecidos por la Organización ISO u otros organismos..

Definitivamente, la certificación es un valor agregado, que puede convertirse en una ventaja competitiva, pero la certificación en sí no debería convertirse en el único objetivo, ya que estas pueden obtenerse y perderse, si la organización no ha internalizado el sistema de gestión y lo ha integrado como parte normal de sus actividades.

El camino ideal sería que la organización, como parte de su dirección estratégica, determine tras un análisis de su contexto interno y externo, la conveniencia de establecer, implementar y mantener un sistema de gestión específico y, una vez establecida dicha conveniencia, tomar acciones para su implementación, obteniendo las ventajas que cada sistema representa. Una vez establecido el sistema, la organización puede decidir entre certificarse o no, según le resulte conveniente.

Esto es algo que la alta dirección debería entender antes de decidir optar o no por una certificación específica. El sistema de gestión no puede verse como un trabajo limitado que termina con la certificación. Tampoco un trabajo periódico que se realiza un tiempo antes de las auditorías. Cuando el sistema de gestión es visto de este modo, es posible que con mucho esfuerzo se mantenga la certificación por un tiempo, pero al primer inconveniente dejará de funcionar. Además, seguramente la organización estará dejando de percibir los beneficios reales del Sistema de Gestión Particular.

Por: Rosalinda Lozano

Julio 2016

 

Deja un comentario