Del objetivo al indicador

“Un conductor va por una autopista a 160 Km./h, tiene que recorrer una distancia de 320 Km. hasta la ciudad más cercana. ¿En cuanto tiempo llegará?”

Un estudiante en un examen, contestará: dos horas, Un conductor experto, contestará que depende de las condiciones de la vía, del tráfico, de si es de día o de noche, si llueve o no, de las condiciones en que está el vehículo etc.

“El mismo conductor debe llegar en 5 horas a otra ciudad más lejana, si esta se encuentra a 500 Km. de distancia ¿A que velocidad debe conducir?“

El estudiante dirá: 100 Km./h. El conductor experto dirá: Debo viajar a un “promedio” de 100 Km./h. Esto implica que dependiendo de la vía, en algunos momentos será necesario bajar la velocidad y hacer paradas y en otros viajar por encima del promedio de velocidad para llegar a tiempo.

Como las condiciones son variables, el conductor necesitará monitorear periódicamente a) La distancia recorrida, b) El tiempo transcurrido, c) La velocidad del vehículo.

En esta situación tenemos varios componentes a los cuales prestar atención:

1) El Objetivo: Llegar a la ciudad
2) La meta: Hacerlo en 5 horas. (Lo que se traduce en viajar a un promedio de 100 Km./h)
3) El indicador: La velocidad promedio (Distancia recorrida entre el tiempo transcurrido)
4) La acción sobre el proceso: (Subir o bajar la velocidad del vehículo para mantener el promedio)
5) La medición del proceso: (Mediante el velocímetro del vehículo, el contador de kilometraje y el reloj).

Este ejemplo elemental no difiere en su fondo de la situación en las organizaciones.

Para llegar a los fines últimos de la organización, es necesario el establecimiento de objetivos. Para saber si logramos o no estos objetivos, deben ser “medibles” y estar asociados a una meta. El logro de la meta, lo monitoreamos periódicamente mediante el uso de indicadores. El indicador nos informará si es necesario tomar acciones sobre el proceso, sobre el cual realizamos las mediciones y ajustes pertinentes para lograr la meta.

Ahora, si el conductor conoce bien las condiciones habituales de la vía, podrá estimar si es factible cumplir la meta o no (Por ejemplo, si se trata de una carretera de montaña, en malas condiciones y con lluvias frecuentes, ¿Será lógico establecer una meta de viajar a 100 Km./h?. De igual forma, las organizaciones deben conocer sus procesos antes de establecer metas, o dicho en otra forma, para establecer metas es necesario recabar la información pertinente de las personas que realmente conocen el proceso.

Por otra parte, si el conductor no necesita hacer el recorrido en un tiempo específico, puede hacer las mediciones descritas anteriormente para no aburrirse en el camino, pero en las organizaciones, llevar indicadores requiere del uso de recursos importantes, por lo tanto debe brindar información valiosa para la toma de decisiones sobre los procesos.

Un indicador no es útil, si la información que genera no contribuye al logro de los objetivos de la organización.

Rosalinda Lozano

Captura de pantalla de 2015-01-03 14:09:15

Ingeniero de materiales opción polímeros y Especialista en Gerencia de Sistemas de la Calidad y control Estadístico de Procesos y Experta en procesos e-learning. Con más de 25 años de experiencia en el área operacional, dirección de laboratorios de ensayos y como asesor técnico de diferentes tipos de industrias en el área de sistemas de gestión y mejora de procesos

Contacto:

  • contactos@calidadprimero.com
  • gecacep@gmail.com

1 comentario en “Del objetivo al indicador

Deja un comentario