De los registros al análisis de datos. (Parte II)

Los registros proporcionan una evidencia objetiva de las actividades realizadas. Por lo menos, es lo que se espera de ellos. Existen casos donde los datos registrados, no reflejan la realidad por razones como:

  • Se utilizan equipos inadecuados para hacer mediciones y estos no detectan las variaciones inherentes al proceso.
  • No está clara en el registro, la unidad utilizada para las mediciones.
  • Se cometen errores de transcripción que no son detectados oportunamente.
  • Se rellenan campos vacíos de un formulario con cualquier valor que se considera correcto, aunque no se haya realizado la medición.
  • Se manipulan los datos para ocultar problemas en el proceso.

Estos son los más comunes, aunque existen más opciones.

Pero volviendo a la premisa de que los registros proporcionan una evidencia objetiva de las actividades realizadas, es importante preguntarnos ¿para que necesito esta evidencia?. La respuesta es menos obvia de lo que parece. Cuando tomamos la decisión de llevar un registro, por lo general diseñamos uno o varios formularios para recoger toda la información que consideramos es importante manejar, pero muchas veces no sabemos que haremos con esa información y por lo tanto,  no hacemos nada con los datos recolectados. Es por esta razón, que la recolección de datos debe ser planificada en función de los objetivos de la recolección. Es necesario definir que es lo que buscamos.

  • ¿Controlar una característica de la calidad?
  • ¿Conocer el comportamiento natural de un proceso?
  • ¿Encontrar la causa de una falla?
  • ¿Optimizar una variable?

En cada caso, es necesario determinar que tipo de herramienta de análisis se utilizará, como será aplicada, cuál información resultará relevante y cuál no, para luego proceder a planificar la recolección de datos y de esta forma tener suficiente información para elaborar un instrumento que resulte adecuado, considerando además detalles como; Frecuencia de la recolección, responsable de la recolección y del análisis, métodos de medición, características de los instrumentos de medición, metodologías de muestreo cuando apliquen y formas para el procesamiento y presentación de la información.

Considerando los elementos antes mencionados, podremos transformar nuestros datos en información objetiva y relevante para la organización.

Rosalinda Lozano

Captura de pantalla de 2015-01-03 14:09:15

Ingeniero de materiales opción polímeros y Especialista en Gerencia de Sistemas de la Calidad y control Estadístico de Procesos y Experta en procesos e-learning. Con más de 25 años de experiencia en el área operacional, dirección de laboratorios de ensayos y como asesor técnico de diferentes tipos de industrias en el área de sistemas de gestión y mejora de procesos

Contacto:

  • contactos@calidadprimero.com
  • gecacep@gmail.com

Deja un comentario