Proactividad

La libertad de elección

Acciones y consecuencias: dos puntas del mismo palo.

“Nuestros resultados son consecuencia de nuestras decisiones y no de nuestra condición”.

Somos libres de elegir nuestra respuesta frente a las situaciones que se nos presenten y, al elegir, también optamos por las consecuencias. Según Stephen Covey, autor del libro “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva”, estas consecuencias son el resultado de leyes naturales. Por eso, vivir en armonía con los principios genera consecuencias positivas Y violar los principios genera consecuencias negativas.

Ser proactivo es aceptar que podemos cambiar las elecciones pero no las consecuencias. Incluso, si nuestras vidas están condicionadas por factores externos, se debe a que nosotros elegimos darle el poder de controlarnos.

Actitud ante los errores

Nuestras decisiones pueden tener consecuencias que preferiríamos no padecer y, a menudo, las calificamos como errores. Por eso, cuando éstos ocurren, pensamos que si pudiésemos escoger de nuevo, seguro lo haríamos de otra manera. Sin embargo, los errores forman parte del pasado: no podemos revocarlos, anularlos ni controlar sus consecuencias.

Nuestra respuesta ante cualquier error afecta nuestras decisiones futuras y, para manejarlos adecuadamente, solo debemos reconocerlos, aceptarlos, corregirlos y aprender de ellos, convirtiendo así el fracaso en éxito. Algunas conductas relacionadas con los errores cometidos que debemos evitar son:

  • Auto-condena
  • Auto-justificación
  • Racionalización
  • Encubrimiento

Nosotros tenemos las riendas de nuestra felicidad ya que ésta es el efecto de nuestras acciones y decisiones. Así que podemos ser felices por elección.

Recuerda siempre la oración de los Alcohólicos anónimos:

“Señor:
Concédenos coraje para cambiar
Las cosas que puedan y deban cambiarse,
Serenidad para aceptar
las cosas que no se puedan cambiar
y sabiduría
para establecer la diferencia”.

Recopilado por José Manuel Sarmiento M.

head-674132_1280

Deja un comentario