Cuatro cosas a considerar antes de desestimar una sugerencia o idea

Versión original disponible en http://thepracticalleader.com/4-things-to-consider-before-dismissing-that-suggestion-or-idea/

¿Si no ha funcionado antes, va a funcionar ahora?. El síndrome del elefante, es como llamo a la tendencia a nunca olvidar. Pero no me refiero a una buena memoria, Estoy hablando de un olvido defectuoso. Al igual que el elefante en la foto, permanecemos atados con una cuerda a los obstáculos que podríamos superar fácilmente. Este elefante fue atado a un objeto cuando era pequeño, pero ahora no entiende que pasó y lo que podría hacer para salir.

Considere esto: Usted es el líder de una empresa en su camino para cumplir su propósito y uno de sus empleados tiene una idea que ya ha probado. Usted lo ha intentado antes y no funcionó. ¿Qué haría?

La mayoría de nosotros rechazaría de plano. Tenemos el síndrome del elefante. Recordamos aquellas cosas que nos frustraron antes, esas tácticas que fracasaron, esos esfuerzos que quedaron cortos y podría haber una buena razón para no intentar de nuevo.

Por otra parte, podría ser efectivo darle otros vistazo. ¿Por qué?

1. Por que eso fue antes y esto es ahora. Las circunstancias, los componentes y la dinámica que lo detuvieron en aquel entonces, podrían no existir más. Cuando la economía se estrelló en los Estados Unidos en 2009, era prácticamente imposible conseguir un préstamo de negocios, Muchos empresarios simplemente renunciaron. Pero eso fue entonces. La economía ha cambiado, y los prestamistas están prestando de nuevo. El hecho de que no funcionó entonces, no significa no deba tratar ahora cuando las cosas son diferentes. Al igual que el elefante, usted podría estar atado con una cuerda y lo que recuerda como insuperable entonces, puede estar en su poder ahora.

2. Es imposible dirigir un barco cuando no está en movimiento. En las organizaciones acosadas por la inercia y estancamiento, el efecto que queremos en principio es el movimiento. Quiere personas que piensen, que proyecten, que creen, que propongan, que experimenten y que actúen. Cuando el barco se mueve, puede ser dirigido. Su papel como líder, no es estar a la cabeza luciendo espléndido en su uniforme de capitán. No, su función es orientar y dirigir la nave y la de todos los demás, hacer que se mueva. Déjelos hacer su trabajo mientras que usted hace el suyo.

3. Nunca pise la idea de alguien de plano. En efecto, podría ser una mala idea, pero no tome la mera sugerencia personalmente. Los que trabajan para usted y con usted pueden ser o bien asociados o bien lacayos. Como responde usted a sus sugerencias, dice mucho sobre lo que piensa de ellos, acerca de usted mismo y sobre su autoridad. Las personas que tienen una opinión exagerada de sí mismos y su posición tienden a descartar otros. Pero recuerde, como he escrito antes, que el circulo de preocupación de los líderes es mayor que su circulo de capacidad. Su personal necesita lo que usted necesita, extiende su alcance, multiplica su efectividad y divide su trabajo.

4. Si es realmente una idea inviable, la mera sugerencia contiene un momento de aprendizaje. Entonces, enseñe ahora. Defina sus objeciones, analice y verifique su validez, explique sus razones, invítelos a participar y retroalimentar en la discusión y lo que es más importante, lleguen juntos a la misma conclusión. Hay más cosas que hacer que justo hacer cosas. Usted está también en el proceso de desarrollar personas capaces.

Hay por supuesto algunas ideas que nunca van a funcionar, pero hay que ser justos discerniendo cuales son. Hay más en juego que simplemente el ejercicio de su autoridad.

elephant-tied-with-string

Deja un comentario