Factor humano. Factor de calidad.

Los trabajos de Shewarth, Deming, Juran Crosby, Ishikawa y otros denominados “Gurús de la calidad” lo han comprobado de forma teórica y practica. Existen muchas organizaciones que han logrado grandes beneficios internos trabajando en función del cliente y aplicando los principios y herramientas de gestión de la calidad.

Entonces, si está demostrado que la calidad trae beneficios para los clientes, la organización y la sociedad en general. ¿Por qué las organizaciones no trabajan con considerando la calidad en el 100% de los casos?

Las causas son muy diversas, pero entre ellas es necesario resaltar una de las más importantes: El factor humano.

En una oportunidad mientras asistía a una Clase de de Gerencia de la Calidad, el profesor hizo una afirmación determinante: ¡Las organizaciones no existen!, con esto quiso llamar la atención al hecho de que las organizaciones están formadas de personas y que sin el trabajo de estas, no pueden funcionar.

Una organización trabaja a un nivel óptimo, si cada uno de sus integrantes, en todos los niveles, está consciente de la importancia de su labor para el logro de los objetivos y se compromete como parte de la organización a satisfacer las necesidades de clientes tanto internos como externos. Esto incluye desde la alta dirección hasta el trabajador que realiza las tareas más elementales.

¿Cómo lograr este estado ideal?

Para ello, el liderazgo es fundamental. Entre las acciones que la alta dirección de la organización puede llevar a cabo, se encuentran las siguientes:

  • Comunicar al personal los objetivos de la organización. Si se hace un trabajo, es bueno saber para que se hace.

  • Mostrarle la importancia de su trabajo para el logro de dichos objetivos. El trabajador debe saber cómo sus labores están contribuyendo al éxito de la organización a la cual pertenece.

  • Enseñarle quiénes son sus clientes tanto internos como externos y los beneficios de mantenerlos satisfechos. Como parte de la organización, el personal debería estar interesado en la permanencia de la misma a largo plazo, para lo cual es necesario mantener a los clientes satisfechos.

  • Proporcionar los recursos para que el trabajo se desarrolle de manera adecuada. Si se cuenta con las herramientas adecuadas, trabajo fluirá fácilmente y el personal se sentirá conforme.

  • Invertir constantemente en la formación del personal. Recibir formación, además de satisfacer necesidades de la organización, hace que el personal se sienta valorado.

  • Fomentar actividades de integración y participación fuera del trabajo. De una u otra forma, todas las personas se sienten motivadas por afiliación. Participar en conjunto en actividades extras al trabajo, además de proporcionar esparcimiento, hace que el personal trabaje de forma más unida.

  • Escuchar la voz del personal. Las personas se identifican más con la organización cuando sienten que sus opiniones son valoradas.

Es importante que la alta dirección se detenga a reflexionar sobre cómo lograr el compromiso de los integrantes de la organización. Recordemos que la participación del personal es uno de los principios de la gestión de la calidad.

Rosalinda Lozano

Captura de pantalla de 2015-01-03 14:09:15

Rosalinda Lozano. Ingeniero de materiales opción polímeros y Especialista en Gerencia de Sistemas de la Calidad y control Estadístico de Procesos y Experta en procesos e-learning. Con más de 25 años de experiencia en el área operacional, dirección de laboratorios de ensayos y como asesor técnico de diferentes tipos de industrias en el área de sistemas de gestión y mejora de procesos

Contacto:

  • rlozano@calidadprimero.com
  • gecacep@gmail.com

Deja un comentario