Qualityps Nro. 60. Los mitos y las realidades de los sistemas de gestión y su certificación

MITO: Una organización solo puede asegurar la Calidad de sus productos o servicios mediante un estricto control de calidad.

REALIDAD: La calidad es el resultado de un trabajo bien realizado y obtenerla va más allá del simple control que hagamos en las diversas fases de la producción o prestación del servicio. La calidad también debe planificarse, asegurarse y mejorarse continuamente para que cada actividad sea realizada correctamente y así lograr la plena satisfacción de los clientes y otras partes interesadas.

MITO: Las normas ISO 9000 para sistemas de gestión de calidad son utilizadas como una barrera comercial a través de la certificación, para favorecer a los países desarrollados quienes por lo general poseen la tecnología y los recursos para cumplirlas.

REALIDAD: Las normas constituyen una herramienta muy útil para que los países menos desarrollados tengan acceso a las mejores prácticas en el área de la gestión de calidad, y la certificación de los sistemas de gestión de calidad está al alcance de todas las empresas a nivel mundial.

MITO: Una Organización puede demostrar que su Sistema de gestión de Calidad es eficaz, sólo cuando cumple con los requisitos de la norma ISO 9001:2008.

REALIDAD: La familia de normas ISO 9000 proporciona un modelo para la implementación de un SGC eficaz, el cual es aceptado y reconocido a nivel mundial, pero eso no quiere decir que una organización no pueda aplicar requisitos diferentes o adicionales a los señalados en este modelo. Es una decisión estratégica de la organización si su SGC seguirá este patrón u otro diferente, así como también la certificación.

MITO: La certificación ISO 9001 para el sistema de gestión de calidad del proveedor proporciona al cliente una garantía de que el producto que adquiere cumplirá con sus requisitos.

REALIDAD: Mediante un sistema de gestión de calidad el proveedor puede demostrar su capacidad para suministrar de forma coherente productos que satisfagan los requisitos del cliente, pero éste debe asegurarse que la realización del producto que adquiere esté dentro del alcance del SGC.

MITO: Cuando se desea obtener la certificación ISO 9001 para su sistema de gestión de calidad, la organización debe documentar todos los procesos que afectan la calidad de los productos y servicios que suministra a sus clientes.

REALIDAD: Un sistema de gestión de calidad no necesita estar excesivamente documentado para ser eficaz. La norma ISO 9001 sólo exige que la documentación sea la estrictamente necesaria para asegurar su implementación eficaz.

MITO: El personal debe tener acceso a las versiones actualizadas de todos los procedimientos relacionados con su actividad.

REALIDAD: En la medida que el personal tenga las competencias necesarias para ejecutar las actividades y tareas bajo su responsabilidad, ellos no necesitarán tanto de los documentos para llevarlas a cabo, dándole en ciertos casos mayor flexibilidad para actuar, siempre que esto no afecte la eficacia del SGC.

MITO: Los procedimientos proporcionan evidencia suficiente a la Alta Dirección de que las actividades son realizadas por el personal conforme a lo establecido.

REALIDAD: La organización debe presentar evidencias de que estas actividades se realizan según lo indicado en los procedimientos y esto se hace llevando los registros correspondientes.

MITO: Un ente certificador otorga un certificado ISO 9001 sólo cuando se asegura que la organización tiene toda la documentación en regla.

REALIDAD: Otorgar la certificación exige también que la organización lleve a la práctica lo establecido en los documentos y que esto sea verificado mediante auditoría.

MITO: La Organización internacional para la Normalización ISO promueve y respalda la certificación de sistemas de gestión de calidad como un mecanismo para facilitar el intercambio de bienes y servicios y fomentar el entendimiento entre clientes y proveedores.

REALIDAD: Aunque ISO tiene por visión facilitar el intercambio de bienes y servicios a nivel mundial, esta organización solo se dedica a publicar normas y la familia de normas ISO 9000 se orienta a asistir a las organizaciones de cualquier tipo o tamaño en la implementación y operación de SGC’s eficaces. Son otras entidades y organismos quienes se dedican a la certificación ya que ésta no se encuentra entre los fines de ISO.

RECOPILADO POR: José Manuel Sarmiento
Abril 2013

Deja un comentario