QUALITYPS Nro.56. El papel de la acta dirección en la gestión de la calidad.

Quienes dirigen la Organización establecen la unidad de propósito y la orientación de la misma. Ellos deberían mantener el ambiente interno requerido para que el personal pueda involucrarse totalmente en el logro de los objetivos de la organización en general y de la Calidad en particular.

La Dirección de la Organización debe crear un ambiente que promueva el orgullo por un trabajo bien realizado y la confianza en el proceso de Mejora Continua.

Para contribuir y reforzar el cambio que necesita la calidad, la Alta Dirección debe utilizar cualquier canal de comunicación a su disposición, verbal o escrito, para demostrar al personal su compromiso hacia la Calidad.

El compromiso de la Alta Dirección solo es eficaz cuando éste se comunica de una manera coherente, honesta y sincera a cada miembro de la Organización, a través de cualquier medio a su disposición, sea verbal o escrito.

Para asegurar el futuro de la Organización y la satisfacción de las partes interesadas, la dirección de la Organización debería crear una cultura que implique a las personas de manera activa en la búsqueda de oportunidades de mejora y crear la atmósfera necesaria para que los individuos puedan comprometerse plenamente hacia el logro de los objetivos de la organización.

La Dirección debe comprometerse plenamente con el proceso de cambio y estar dispuesta a soportar y afrontar el escepticismo y las dudas. En un ambiente así, con un alto nivel de confianza, los colaboradores no temen señalar donde están los problemas, y participan activamente junto con la Dirección en los procesos de mejora.

En la familia de normas iso 9000 se señalan ocho principios de gestión de calidad que la alta dirección puede aplicar con el fin de conducir a la organización hacia una mejora en el desempeño tanto del sistema de gestión de calidad, como de la organización en su conjunto.

Para que una organización funcione adecuadamente y pueda mejorar continuamente sus procesos y la calidad de sus productos, el liderazgo, el trabajo en equipo y la cooperación entre sus miembros son requisitos esenciales.

La dirección debe centrar su atención en los sistemas que se están aplicando, en vez de responsabilizar a las personas. El 85% de lo que anda mal en una organización se debe a los sistemas creados, implementados y perpetuados por la Dirección. Apenas el 15% puede atribuírsele a la falta de atención o destreza del personal.

Entre las responsabilidades de la Alta Dirección, además de lo mencionado en 5.1 (ISO 9001), se debe considerar uno de sus roles más relevantes dentro del SGC, tal es llevar a cabo de forma regular la revisión del sistema de gestión de la calidad, con respecto a los objetivos y a la política de la calidad. A esta evaluación se le denomina en la norma ISO 9001 Revisión por la Dirección.

La Revisión por la Dirección puede considerar la necesidad de adaptar la política y objetivos de la calidad en respuesta a las cambiantes necesidades y expectativas de las partes interesadas, e incluyen la determinación de la necesidad de emprender las acciones requeridas para mejorar el desempeño del SGC y sus procesos.

A través de un compromiso profundo y que es aceptado por todos los miembros de una organización, se constituye una sólida cultura basada en la confiabilidad de las personas, actuando en un ambiente de confianza, donde se le da poder a la gente y donde existe una alineación con los principios, propósitos y valores de los individuos, de la misma organización, y de todos los demás involucrados.

RECOPILADO POR: José Manuel Sarmiento
Diciembre 2012

Deja un comentario