QUALITYPS Nro. 17. Mejora Continua

Nunca debemos cesar en nuestros esfuerzos por mejorar, ya que cuando dejamos de hacerlo, comenzamos a retroceder. Con el tiempo, las personas cambian, los sistemas cambian y las necesidades de los clientes también, de tal manera que los procesos y sus resultados deben mejorarse continuamente para no retroceder. (H.J.Harrington)

La Mejora Continua es también conocida como Kaizen, una palabra de origen japonés, donde Kai” significa cambio y “Zen” significa para el mejor. Sin embargo, la traducción que mejor expresa el sentido de esta filosofía es la Mejora Continua.

La Familia de normas ISO 9000 impulsa la Mejora Continua como una característica de los Sistemas de Gestión de Calidad. Dado que la organización debería estar en capacidad de adecuarse constantemente a los cambios, el Sistema de Gestión de la Calidad no debería ser un elemento estático, sino que más bien debería funcionar dentro de un ciclo de mejoramiento donde la Calidad es la fuerza impulsora y donde la mejora es una actividad incesante.

Se ha vuelto sumamente necesario preocuparse por hacer las cosas mejor cada día. Tener la voluntad de mejorar de forma continua es necesario, tanto en lo personal, como en lo profesional, por lo tanto, preocuparse por la Mejora Continua significa preocuparse por la supervivencia de nuestra organización y, por ende, de nosotros mismos.

La Mejora Continua debe ser un objetivo permanente de la Organización. Los cambios constantes en nuestra vida actual hacen imprescindible que los procesos sean mejorados continuamente para por lo menos mantener o aumentar su nivel de desempeño, pues esto contribuye mucho a que una organización avance.

La Mejora Continua posee una modalidad cíclica, quiere decir, sin un principio o un fin determinado. Se inicia el proceso y una vez alcanzado el objetivo de mejora, se vuelve a comenzar el proceso. Es una acción reiterada que nunca termina y que aumenta la capacidad de un proceso y de sus resultados para cumplir con los requisitos.

La Mejora Continua debe ser parte de la filosofía de la organización, así como de la planificación y la ejecución de cada uno de sus procesos claves. En tal sentido, debe ser tomada en serio desde la alta Dirección y decantar hacia los niveles inferiores.

Instaurar la Mejora Continua comienza por desarrollar planes para implementar acciones que mejoren los procesos actuales de la Organización, hasta lograr que estas acciones sean reiteradas.

El mantenimiento y la Mejora Continua de la capacidad de cualquier proceso pueden lograrse aplicando el concepto de PHVA (Planificar-hacer-verificar-actuar) en cualquier nivel de la Organización, y en cualquier tipo de proceso. Es un ciclo dinámico que está íntimamente asociado con la planificación, implementación, control y mejora continua de los procesos y es aplicable tanto en los procesos estratégicos de la Alta Dirección como en las actividades operacionales más simples.

Las acciones para la mejora de los procesos y sus resultados no necesariamente constituyen lo que se denomina Mejora Continua. Solo hasta que la Organización logre que estas acciones se desarrollen de manera reiterada, se puede afirmar que en una organización se ha instaurado la Mejora Continua.

Resolver los problemas y erradicar las no conformidades solo hace que las cosas funcionen mejor, pero no generan el cambio necesario. Saber utilizar los errores como nuestro aliado, y recordar que siempre hay una mejor manera de hacer las cosas, puede hacer la gran diferencia

Sólo se consigue la excelencia cuando realmente hay la conciencia y el sentimiento por parte de todos los involucrados en el proceso en el cual la vida organizacional es el mayor de todos los desafíos.

RECOPILADO POR: José Manuel Sarmiento

Octubre 2009

Deja un comentario